Tomates

Ante todo veremos un breve pantallaso sobre las propiedades del tomate.

Propiedades:

Otorga grandes beneficios para nuestra salud ya que contiene vitamina C, A y E, por lo tanto es muy rico en vitaminas antioxidantes.

Además contiene un elevado nivel de vitaminas del grupo “B” y de ácido fólico y una importante variedad de minerales. 

Sabemos que uno de los alimentos más consumidos a diario en nuestros hogares es el tomate, ya que puedes consumirlo de forma cruda para una ensalada, o cocido para una salsa.

Como conclusión, el tomate es una de las hortalizas que más se consume en el mundo. La mejor época para plantarlo es en la primavera.

Lo que tal vez no sepas, es que puedes germinarlos en tu balcón o terraza, utilizando los tomates que hayas comprado en la verdulería o en el supermercado.

Pero antes de comenzar con el plantado, debes saber que existen dos grupos de tomates y aprender que hay uno que es el específico para cultivar en casa.

Están los tomates que provienen de una planta compacta y ramificada que no se podan y tienen un crecimiento limitado. Este es el ideal para cultivarlo en una maceta en nuestra casa. 

Luego están los tomates cuyo crecimiento es ilimitado y que requieren de un espacio muy extenso. Este tipo de tomates son los que se cultivan en grandes huertas. 

Cultivo de tomates en macetas:

Entonces para cultivar tomates en una maceta, tienes la opción de hacerlo con semillas compradas o simplemente con los tomates que tengas en tu casa.

Van a necesitar tener una maceta llena de sustrato humedecido previamente. Luego deberán cortar el tomate en rodajas aproximadamente de medio centímetro.

Tendrán que ir colocando en la maceta esas rodajas cortadas de forma separada, de manera que les quede un espacio entre rodaja y rodaja. Luego tendrán que tapar con más sustrato las rodajas de tomate.

Si notan que el sustrato no está húmedo, apliquen un poco de agua.

En el caso de plantar los brotes en semilleros individuales, más o menos en una semana comenzarán a germinar las semillas.

Cuando vean que esto sucede, planten los brotes en semilleros de forma individual para que crezcan de forma correcta. Para esto, pueden utilizar otras macetas o hacer un semillero casero, pueden reutilizar material, como por ejemplo el rollo de papel de cocina, o de un papel higiénico. 

Luego, rellenen los semilleros con sustrato, y vayan plantándolos uno por uno.

Añádanle un poco de sustrato por encima de cada semillero para que la mayor parte del tallo y de la raíz queden adentro.

Por último tendrán que mantener un buen cuidado de la planta y simplemente esperar su crecimiento. En pocos meses notarán cómo irán asomándose. Recuerden que deben estar maduros para retirarlos y consumirlos.

Si quieres saber más sobre este tema, te sugerimos continuar visitando nuestra página web donde iremos incorporando cada semana nueva información sobre frutas, hierbas y vegetales para cultivar desde nuestro hogar.